jueves, 16 de febrero de 2017

Espíritu Quemado

       El Inti Raymi es una de las celebraciones más importantes para la cosmovisión indígena en los Andes. En esta fiesta en honor al Sol, los hombres bailan durante varios días zapateando a la tierra en agradecimeinto a la abundancia por las cosechas obtenidas.

El “Aya” es un espíritu fuerte y bravo que da la fuerza a los danzantes; hace que su danza no se detenga en los días de fiesta. Los abuelos cuentan que el Aya vive en la naturaleza y desciende de las montañas para poseer el cuerpo de los hombres. “Quien tenga el Aya bailará de día y de noche, y no sentirá cansancio”, dicen los abuelos.

El Aya es tan poderoso que si no se lo despide al final del Inti Raymi, podría enfermar e incluso matar a los más débiles, explican los creyentes. Por eso, el ritual de quemar y despedir al Aya es de gran importancia, especialmente para los abuelos que sostienen este ritual. En los patios de las casas se prende fuego con los restos marchitos de las cosechas de maíz.  El humo inunda el lugar y el fuego auyenta al Gran Espíritu hacia las montañas desde donde vino.

Comuna Quitugo - Cotacachi - Ecuador/ Junio 2016