lunes, 22 de mayo de 2017

Cabo Polonio
Ahí la luz transcurre como cuando el mundo se detiene. El color del silencio es evidente y honesto. En un lugar donde no existe la energía eléctrica, los circuitos que crean las imágenes son más agudos, como el de la foto del caballo. En especial cuando entra la oscuridad del mar a la noche, tipo 11pm. Mientras un OVNI cruza el cielo y nos quedamos hipnotizados.
En el Cabo Polonio, el azul celeste copa todo el contenido de la retina como en la foto del niño en la pared. Las estrellas se revientan en el rostro y el aire huele a marihuana.

Para Verito, mi compañera del Polonio.Uruguay 2015